Entrevista al P. Petr Šleich Prior Santuario NJP


ENTREVISTA CON EL PRIOR DEL SANTUARIO DEL NIÑO JESÚS DE PRAGA
P. Petr Šleich: “Que el Papa comience su visita a la República Checa en este lugar es un gran honor para todo el Carmelo Teresiano que ha dado esta devoción al mundo”
Communicationes
PRAGA (25-09-2009).- El Papa Benedicto XVI comienza su visita a la República Checa visitando el Santuario del Niño Jesús de Praga ¿Qué significa esto para la Orden?
Que el Papa comience su visita a la República Checa en este lugar es un gran honor para todo el Carmelo Teresiano que ha dado esta devoción al mundo. También es un honor para Praga que tiene el Santuario del Niño Jesús como su segundo lugar junto a la misma catedral; y por último es un honor para el mismo Papa poder visitar al Niño Jesús, que es más que el propio Papa.
¿En qué consiste la visita del Papa al Santuario?
El Santo Padre va a orar en silencio delante del altar del Niño Jesús de Praga y después recitará una oración completamente nueva. Un gesto orante que recordará a todos la importancia de Cristo. Después el Papa hará entrega de una corona de oro para el Niño Jesús, como obsequio de la Santa Sede.
Es muy importante el gesto de oración del Papa. Benedicto XVI viene a esta iglesia como a un oratorio dedicado al Niño Jesús. El Papa es un intelectual y con este gesto quiere mostrar que no basta sólo la inteligencia para llegar a Dios, necesitamos también del corazón y la piedad. Y al revés. También el Papa saludará a un grupo de niños de la escuela elemental junto a sus padres.
¿Qué repercusión tiene la devoción del Niño Jesús de Praga en el mundo?
Objetivamente se trata de una de las devociones más importantes en el mundo para la Orden y para el cristianismo como tal. La mayoría de la gente conoce al Niño de Praga por las miles de millones de copias que hay en las parroquias, en las familias, en todo el mundo.
Hay muchos santuarios en todo el mundo y no se pueden comparar uno con otro porque son muy distintos. Pero sí podemos decir que éste es de los pocos que tienen una fama mundial, capaz de llegar a competir incluso con Lourdes. La fama es del Niño Jesús de Praga, más que de la iglesia en la que se encuentra. En el mundo hay mucha gente que conoce al Niño Jesús de Praga.
No interesa tanto el número, cuanto el encuentro con la gente. Tenemos la puerta abierta desde la mañana a la tarde, con la posibilidad de que el sacerdote celebre la eucaristía aquí y pueden encontrar aquí a Jesús. También aunque vienen muchos turistas, la pastoral del turismo, es una manera de encontrar a Jesús. Poco a poco hemos conseguido tener una atmósfera sin jaleo en la iglesia, entonces vienen para un ratito de oración y esto es algo importante para nosotros: poder ofrecer ese espacio de oración y encuentro con Jesús.
Nosotros imprimimos cada año en torno a 5.000.000 de imágenes del Niño Jesús, en muchas lenguas, que se llevan las personas junto con las estatuas del Niño. Esto ayuda a que países, como por ejemplo el Líbano, crezcan en el conocimiento de Jesús. Hay países donde esta devoción puede abrir la puerta a Cristo en los lugares donde es difícil anunciar el evangelio.
¿Qué significa este Santuario del Niño Jesús de Praga para un Carmelita?
Personalmente es una alegría estar en este lugar. Por aquí pasa muchos peregrinos y uno tiene la posibilidad de hablar con gente de todo el mundo: polacos, italianos, indios, españoles,... El Santuario da la posibilidad de encontrarse de verdad con toda esa gente, porque pasan con el corazón abierto. Cuando nos encuentran en la iglesia, en la sacristía, en el museo, la gente viene con el corazón abierto, incluso en la calle cuando nos ven con el hábito. En pocas palabras se puede tocar de verdad un alma. Somos privilegiados por esto son pocos los lugares, aquí en Praga, donde poder encontrar a gente de esta manera.
Creo que, al igual que en la Iglesia, en Praga está creciendo esta devoción al Niño Jesús. Gracias a la reapertura del santuario, que nunca estaba cerrado pero si atormentado durante el comunismo, pues era muy difícil llegar aquí y no se podía celebrar las misas que se quería, sólo se podía decir una misa al día que estaba prevista.
Hemos tenido una gran fortuna con el cardenal benefactor Vlk que ha invitado de nuevo aquí a los frailes a este santuario. Llegamos en 1993 con la promesa de que lo regalaría a la Orden y ha mantenido su promesa. Cinco años más tarde ha regalado toda la iglesia y algunas estancias para hacer de convento, pues el antiguo convento lo ocupa el ministerio de educación.
Fuente: http://www.carmelitaniscalzi.com/vercommunicationes.php?Id=2004