Santa María Magdalena de Pazzi

Santa María Magdalena de Pazzi

Virgen de Nuestra Orden Celebración: 25 de Mayo.
Vió la luz en Florencia el año 1566. Fue educada en un ambiente de sólida piedad.
Entró en el Carmelo a los 15 años, donde llevó una vida oculta de oración y abnegación, tenía el don de profecía. Rogaba ardientemente por la reforma de la Iglesia, su lema era padecer y no morir porque Dios es Amor.
Dirigió por el camino de la perfección a sus hermanas de comunidad, abrazada del amor de Dios porque el Amor no era amado.
Santa María Magdalena de Pazzi no dejó escritos pero sí nos legó los relatos de cuanto le sucedía. Se conservan cinco libros en las Carmelitas de Florencia: Los Cuarenta días, Los Coloquios, Las revelaciones e inteligencias, La Renovación de la Iglesia, La Prueba, Avisos y sentencias y Cartas familiares.
Célebre por sus carismas, murió en 1607 a la edad de 41 años y 24 de carmelita. Su cuerpo se conserva incorrupto.
Oremos: Señor Dios, tú que amas la virginidad, has enriquecido con dones celestiales a tu virgen Santa María Magdalena de Pazzi, cuyo corazón se abrasaba en tu amor; concede a cuantos celebramos hoy su fiesta imitar los ejemplos de su caridad y su pureza. Por nuestro Señor Jesucristo que vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.

IV° Centenario de la muerte de la mística carmelita S. María Magdalena de Pazzis

María Magdalena lleva el nombre la noble familia de Pazzis de Florencia, que ya en el s. XV tenía una gran influencia política. Nacida el 2 de abril de 1566, fue educada piadosamente, y desde la niñez mostró sentido profundo de la presencia de Dios, amor ardiente a la Eucaristía y fuerte inclinación por el espíritu de penitencia.
Por consejo de su confesor, fue admitida a la primera comunión, contrariamente a las costumbres de la época. A los dieciséis años fue aceptada por las monjas carmelitas de Sta. María de los Ángeles de Florencia (Italia), su ciudad natal.
Durante el noviciado una grave enfermedad, que duró dos meses, la llevó al desahucio médico, de modo que le fue concedido el adelanto de la profesión. Pero se recuperó.
Fue durante tres años vicemaestra, sacristana y seis años maestra de novicias. Se encargó también de las jóvenes profesas y en 1604 fue elegida subpriora. Indecibles sufrimientos físicos y una dura prueba espiritual templaron su paciencia, y fue enriquecida por Dios con gracias extraordinarias.
Murió el 25 de mayo de 1607. Beatificada en 1626, fue canonizada el 22 de abril de 1669. Fuente de esta noticia: http://www.ocarm.org/esp/index.php