San Alberto de Trápani

San Alberto de Trápani
Presbítero de Nuestra Orden.
Celebración: 7 de Agosto.

Nació en Trapani (Sicilia) en el siglo XIII. Adolescente aún, ingresó en el Carmelo.

Se distinguió por la fogosidad de su predicación evangélica y por la fama de sus milagros.

Por el año 1296 ejercía el cargo de provincial de Sicilia.

Célebre por su apasionado amor a la pureza y a la oración, murió en Mesina, probablemente el 1307.

Oremos: Señor, Padre Santo, que hiciste de San Alberto un modelo de oración y de pureza y un fiel servidor de la Virgen María; concédenos revestirnos de sus virtudes para participar dignamente en el banquete eterno de la gloria. Por nuestro Señor Jesucristo que vive y reina por los siglos de los siglos. Amén.

VII° Centenario de la muerte de S. Alberto de Trápani
Nació en Trápani (Sicilia) en el siglo XIII. Se distinguió por la dedicación a la predicación mendicante y por la fama de sus milagros. En los años 1280 y 1289 estaba en Trápani, y poco después en Mesina. En el año 1296 gobernaba la Provincia carmelita de Sicilia como Provincial. Célebre por su amor apasionado a la pureza y a la oración. Murió en Mesina probablemente en 1307. Fue el primer santo que recibió culto en la Orden Carmelita, y por tanto fue considerado su patrono y protector o "padre", título que compartió con otro santo de su tiempo, Ángel de Sicilia. En el siglo XVI se estableció que cada iglesia carmelita le dedicase un altar. Muy devotos suyos fueron también santa Teresa de Jesús y santa María Magdalena de Pazzis.
Fuente de esta noticia y de los enlaces: http://www.ocarm.org/esp/index.php


Index (English)
St. Albert of Sicily (of Trapani, degli Abati)A saint of yesterday for todayThe liturgical cultThe iconography

Indice (Española)
Un Santo de ayer para hoy El culto litúrgico La iconografía del Santo

Indice (Italiana)
Un santo di ieri per oggi Il culto liturgico L’iconografia del santo Sant'Alberto degli Abbati (scaricare) Sant'Alberto degli Abbati - Patrono di Trapani (sito web)



En el Centro Internacional S. Alberto en Roma se conserva un cuadro de uno de los santos más venerados por los carmelitas. El santo en cuestión es San Alberto de los Abades, dicho también de Trápani, su ciudad natal. Muerto probablemente en 1307, el Santo se distinguió como predicador y taumaturgo, y fue el primero en tener un culto específico en la Orden, que lo considera como su “padre”, título que comparte con otro santo de su tiempo, el mártir Angelo de Sicilia. En la parte inferior del cuadro un cartel lleva escrito en latín: “Studiorum meccenati divo Alberto theologiae bacconicae candidati tabulam inaugurarunt 1704”. Se trata de la dedicación hecha por los religiosos estudiantes en el Studium Generale de la Transpontina a su Patrón. El origen del cuadro está ligado a una curiosa historia.



En el curso de la segunda mitad del siglo XVII el curriculum de los estudios para la consecución de grados académicos sufrió en la Orden notables variaciones, tanto en los contenidos como en las condiciones pedidas para el acceso a cualquier grado, como también en la conformación y organización misma que las casas de los estudiantes deberían tomar, incluso con respecto a horarios y períodos de lecciones y las relativas vacaciones. Los aspectos normativos del curriculum de los estudios, ordenados en las Constituciones del 1625, fueron modificados y cambiados por las intervenciones de los sucesivos Capítulos Generales y sobre todo con la acción de un Prior General, Juan Feijóo de Villalobos. Éste, en 1692, dio una serie de decretos demasiado exigentes sobre los estudios de la Orden. El programa de Feijóoo, haciéndose eco de la práctica española, se demostró impracticable en otras partes, especialmente en Italia. De aquí que surgieran numerosas protestas de varias partes.

Cuando en abril del 1700, el Prior General siguiente, Carlo Filiberto Barbieri, quiso verificar si los estudios se habían cumplido según tales decretos, los estudiantes del Studium Generale de la Transpontina, que era entonces uno de los de más prestigio en la Orden, recurieron a la Congregación de Obispos y Regulares para obtener la dispensa y continuar la consecución de grados y el continuar con la ordenación del studium en sus días de escuela y en sus días de vacaciones, como era la costumbre por más de cien años en el mismo studium. Así pues, el 9 de septiembre obtuvieron un decreto favorable a ellos y confirmado con un Breve de Clemente XI con fecha de 9 de septiembre de 1701. Con tal decisión estaba de acuerdo también el Prior general Barbieri, que ya se había pronunciado a favor de los estudiantes de la Transpontina.

Hubo algunos religiosos “celadores” (entre los cuales parece que había alguno del gobierno central de la Orden) que se opusieron a tal decisión. De aquí un nuevo recurso siempre a la susodicha Congregación de Obispos y Regulares y, por caminos pocos claros, dichos “celadores” obtuvieron la suspensión del breve pontificio. Reaccionaron los estudiantes y promovieron ante la Santa Sede un proceso contra los “celadores” que se definían “La Religión Carmelita”, sin manifestar nunca el propio nombre.

La causa fue tratada por la citada Congregación. Duró varios meses, con la escucha y el examen de los motivos de una y otra parte y de los inconvenientes y observaciones señalados por los defensores de emtrambas partes. Al final, el 10 de noviembre de 1702, quedó decretado írrito y nulo todo cuanto habían obtenido los “celadores” y se daba plena satisfacción a los estudiantes de la Transpontina, confirmando cuanto ellos habían obtenido del Papa.

Cuando el Capítulo General del 1704 puso al día sencillamente la parte de las Constituciones que trataba de los estudios, eliminando leyes y ordenanzas establecidas por Villalobos en el 1692, los estudiantes festejaron el acontecimiento, que confirmaba una vez más sus “derechos” y ofrecieron al Prior General en señal de reverencia el cuadro de San Alberto, de quien no se conoce el autor. Emanuele Boaga, O. Carm.
Fuente:
http://carmelitas.info/citoc/citoc/octubre_diciembre%202004/esp_citoc_octubre_diciembre_2004_cultura.htm


No hay comentarios: